Argentina-Libia: un vínculo estrecho pero cambiante

Posted on 21 octubre, 2011

0


Ambos países mantuvieron una estrecha relación, que duró cuatro décadas. Al líder libio no le importó el signo ideológico del gobierno argentino de turno.

La Argentina mantuvo con Libia y con Muammar Gaddafi una estrecha relación, que, con intervalos, duró cuatro décadas. A Gaddafi no le importó el signo ideológico del gobierno argentino de turno. Y viceversa. En los años 70 Gaddafi entrenó a la guerrilla izquierdista peronista Montoneros y vendió armas al lopezreguismo que los combatía; en 1982 regaló armas y misiles a la dictadura del general Leopoldo Galtieri, embarcado en la Guerra de Mal-vinas contra Gran Bretaña.

En julio de 1973 José López Rega, otro todopoderoso del peronismo de aquellos años, viajó a Libia en representación de Juan Perón, que todavía no había sido electo presidente del país por tercera vez. En Trípoli López Rega firmó con Libia los primeros acuerdos que en 1974 se tradujeron en un convenio de envío de petróleo libio al país, el mundo vivía la primera gran crisis petrolera, a cambio de productos agrícolas. La verdad fue que López Rega compró petróleo libio a un precio dos veces mayor que el del mercado y embolsó millones de dólares de comisión. El 24 de marzo de 1976, día del golpe que derrocó a Isabel Perón, la Justicia cerró una causa que investigaba la venta de armas libia al Ministerio de Bienestar Social de López Rega.

En abril de 1982, en plena Guerra de Malvinas, hubo dos misiones argentinas secretas a Libia. La primera exploró la posibilidad de asistencia militar. La segunda, el 14 de mayo de 1982, llevó a Gaddafi una carta personal de Galtieri. Integraron la misión el brigadier Teodoro Waldner, el entonces coronel Dante Caridi, y el almirante Benito Moya, jefe de la Casa Militar. Gaddafi envió armas y misiles a cambio de nada, como reconoció años después Galtieri, que recompensó al libio con cargamentos de frutas y verduras argentinas y un par de briosos caballos de polo.

En 1988 Isabel Perón visitó Libia para asistir a un Congreso Antiimperialista. Y, en 2008, la presidente Cristina Kirchner dijo en Trípoli y ante Gaddafi que también ella, como el líder libio, “hemos sido militantes políticos desde muy jóvenes, hemos abrazado ideas y convicciones muy fuertes y con un sesgo fuertemente cuestionador al statu quo”.

vía El Diario de la Republica – Argentina-Libia: un vínculo estrecho pero cambiante.

Anuncios