“Los autos de ahora son a prueba de pelotudos “

Posted on 24 octubre, 2011

0


El Flaco recibió un tributo en su ciudad natal y repasó con Olé estas cuatro décadas. Imperdible.

Juan María Traverso tuvo un merecido reconocimiento en sus pagos. Ramallo y Villa Ramallo (ahí es donde se crió, a 10 kilómetros de la cabecera del Partido) se unieron y le rindieron tributo a su hijo pródigo al cumplirse 40 años de su debut en el automovilismo: el 31 de octubre de 1971, en Pergamino. “Acá en Ramallo, salvo el festejo de alguna carrera o de algún campeonato, no habíamos hecho nada. Y con el tema de que empecé a juntar mis autos, y que la gente me preguntaba cuándo iba a abrir el museo, surgió la idea de hacer este tributo, por llamarlo de alguna manera. Y acá estamos”, le cuenta a Olé el Cuisero, denominación de quienes viven en Villa. “Los otros son los Bagreros, porque están al lado del río”, aclara.

-¿Te gustan este tipo de homenajes?

-No, pero me hincharon tanto las bolas que lo hicimos. Con este tipo de eventos me doy cuenta de toda la cantidad de carreras, la cantidad de triunfos y títulos, y de la cantidad de años que pasaron.

-¿Cuándo supiste que correr era lo tuyo?

-Desde que tengo uso de razón. Mis amigos jugaban al fútbol y yo lavaba autos; a mi viejo, a mis tíos, al vecino, a cualquiera. A cambio de que me dejaran dar un par de vueltas a la manzana. Y hacía cagadas con todos. Después tuve un Ford A, sin escapes, y hacía un lío… Un día el comisario me dijo: “O dejás de hacer quilombo o vas preso”, y el pobre Ford A quedó preso.

-¿Cómo se dio debutar nada menos que en TC?

-Yo había intentado empezar en Anexo J con una cupé Fiat 1500 de Mazzei. Cuando estaba por cerrar la compra, se enteró mi viejo y casi nos mata a Mazzei, a mí, a todos. Al tiempo, a Marito García, que corría con mi primer Torino, lo contrata el equipo Chevrolet y el auto queda parado. Y bueno, era mi oportunidad. Entonces el ACA me toma una prueba en el autódromo y me dan una licencia por tres carreras. Si me mandaba una cagada… No me mandé ninguna.

-¿Qué te acordás de la primera carrera?

-Yo largaba anteúltimo y en esa época se partía cada diez segundos en filas de dos autos, y eran como ochenta coches. Cuando me estaba acercando a la largada no me daba más la pata izquierda del cagazo que tenía. Pero una vez que aceleré se me pasó todo.

-¿Cómo recordás el primer triunfo? (NdeR: 29 de octubre de 1972, en 25 de Mayo)

-Llegué y veo a la gente que estaba conmigo festejando, y digo: “¿Estos boludos qué festejan?”. Estuve un buen rato sin creerles que había ganado. Porque en ese entonces, con 40 autos oficiales, era imposible ganar. Bah, imposible no porque de hecho gané, pero impensado.

-¿Qué te gustaba más: la época donde se hacía todo artesanal o la era de la tecnología?

-Fueron distintas épocas y cada una tenía su encanto. En los 70 también había tecnología, no es sólo de ahora. Vos imaginate la cantidad de elementos que se desarrollaban para los autos de TC. Lo que pasa que ahora tienen más de la que deberían tener. Los autos de ahora son a prueba de pelotudos, si tienen todo. Para los de calle está perfecto, pero en los de carreras que le limités a un piloto la habilidad de modular el acelerador, de pasar un cambio, de frenar, es mucho.

-Si hoy tuvieras 20 años como cuando debutaste, ¿elegirías ser piloto?

-Mmm, capaz que no. Porque si tuviera esa edad y me dijeran: “Entrená, andá al simulador y después subí al auto”, les contestaría: “No, gracias, me dedico a otra cosa”. Además hoy no me dejarían ni fumar, ni pegar un portazo, ni putear… Vos fijate un corredor hoy. Clasifica veinte. Vas y le preguntás por qué está veinte. No te dice que es por el motor, ni el auto, ni el equipo, ni la cubierta. Tampoco te va a decir que manejó mal. Dice un chiste boludísimo y listo, porque cualquier otra cosa que diga lo echan.

-¿Qué opinás de la levantada de Giallombardo en Paraná para que ganara su coequiper Girolami?

-Me pareció bien, tenía el derecho de hacerlo. Venía y levantó, y no perjudicó a nadie. Me parece bien. ¿Si tenía ganas de ir al baño, no va a ir? El derecho es del piloto.

-¿Estuvo mal sancionado entonces?

-Sí, estuvo totalmente injustificada la sanción. No tuvo nada que ver. Si vos levantás para beneficiar a un amigo tuyo o al equipo, es una decisión tuya.

-¿Y la sanción de un año a Collino? (NdeR: al pibe de la F-R le dio positivo el doping y reconoció que consumió marihuana?)

-Ah, no, lo tienen que echar a la mierda. El automovilismo es de alto riesgo, y un tipo drogado o en pedo es un peligro. Aparte, si se droga y chupa es porque fresco no se anima, entonces los cagones en el automovilismo no tienen nada que hacer. Si necesitás algo para darte coraje, andate al carajo. No te animás a andar rápido y te das un saque. Nooo, acá no.

-¿Mirás las carreras?

-Y, a veces sí. Otras veces me quedo dormido… Bastante te diría. Pero bueno.

-¿Por qué creés que te duermen?

-Porque gana el auto. Vos agarrá veinte autos, del mejor al veinte. Y agarrá a los veinte pilotos y ponelos en el coche que quieras. El orden de los autos se va a mantener, olvidate. Siempre fue importante el auto, pero en la actualidad es demasiado.

-¿Siempre disfrutaste corriendo?

-Sí, y el TC es la categoría que más disfruté. Pero el último año no lo pasé bien. Cuando me echaron de la carrera de La Plata por el peso de las bielas, dije: “¿Qué estoy haciendo acá?”. Se tiró el laburo de un tipo como Wilke, honesto, laburador, a la basura en dos minutos. Entonces eso, sumado a otras cositas más, me cansó.

-¿Qué te dio y qué te quitó el automovilismo?

-Me quitó tiempo con la familia, pero no más ni menos que el de un chofer de larga distancia, un periodista o cualquier laburo que hace que no estés en casa cuando hay un cumpleaños de quince o la graduación de los chicos. Y deportivamente volvería a hacer todo lo que hice, con los aciertos y las cagadas.

“Los autos de ahora son a prueba de pelotudos” | Olé | Diario Deportivo.

Anuncios
Posted in: Deportes