Que venga Brasil

Posted on 28 octubre, 2011

0


El equipo de Weber le ganó 3-2 a Estados Unidos, sumó la tercera victoria y avanzó a la semifinal. Este viernes va a enfrentar al gran candidato al oro. Pero con estos pibes se puede soñar con el batacazo.

Costó, se tuvo que transpirar más de la cuenta, pero valió la pena tanto sufrimiento. Los pibes de Javier Weber le han dando una linda alegría al vóley nacional, ya que derrotaron por 3-2 a Estados Unidos y lograron meterse en semis, algo que no ocurría desde los Panamericanos de 1995 en Mar del Plata. ¿Cómo terminó la historia allí? Argentina fue campeón. Que se repita…

Para meterse entre los cuatro mejores, se tuvo que trabajar. Fue largo el desarrollo, tal como había ocurrido ante México y Venezuela. El primer set, ganado con suma contundencia, daba la sensación de que iba a ser un poco más sencillo de lo esperado. Nada que ver. El segundo parcial se encargó de desmitificar ese iluso pensamiento, ya que los estadounidenses se despertaron e igualaron las cosas. Ya en los siguientes minutos, intercambiándose los protagonismos, volvieron a dividirse los segmentos de juego. Tensión y nerviosismo era lo que se podía palpar dentro del estadio. Nadie quería regalar nada, aunque la presión, desde ya, estaba arraigada en cada uno de los jugadores.

Pero por fortuna, los chicos argentinos, con coraje y decididos a llevarse por delante a su rival, sacaron fuerzas y con mucho temperamento, terminaron quedándose con una enorme victoria, inolvidable, pase lo que pase durante los próximos días. Ahora, en semis, espera el poderoso Brasil. No será nada fácil, pero con estos pibes se puede soñar con el batacazo. Que se venga…

vía Que venga Brasil | Olé | Diario Deportivo.

Anuncios
Posted in: Deportes